Amy: la chica detrás del nombre

A dos semanas para la gran gala del cine, os dejo mi comentario de uno de los documentales nominados. El largometraje dirigido por Asif Capadia, presenta la historia de una de las más brillantes cantantes de soul. Una vida marcada por ausencias, amor incondicional y éxito abrumador.

1-amy-poster

Como primer aspecto técnico, cabe decir que la historia aparece montada con imágenes caseras, de la infancia y de la adolescencia, e imágenes de archivo, de cuando se convierte en una estrella de la música. El hilo argumental lo van construyendo voces en off de amigos y familiares de Amy en forma de testimonios, en alternancia con declaraciones de la propia artista. De esta menara, al no existir una voz narradora como tal, son varios los elementos que conforman el ente conductor. Las canciones, al tratarse de composiciones propias y casi siempre autobiográficas, juegan un papel determinante. La grabación de Back to black enmarca a la perfección los momentos de la vida de la cantante y la atmósfera de tristeza que acompaña el entorno repetidamente. Un apasionado romance como el que mantiene con Blake Fielder que se retrata inmejorablemente con canciones como Love is a losing game, acompañada con una interpretación impecable, como solo Amy podía hacerlo, con suprema sensibilidad y dominio. En definitiva, la música se coloca como un elemento imprescindible como parte del hilo conductor.

La dramatización de los hechos que típicamente se da en los documentales, responde esta vez a la propia vida de la protagonista; no hace falta buscar un momento de desgracia, pues se presenta toda la trama alrededor de ese caos vital. Una existencia marcada por la figura de su padre, ausente durante la infancia pero constante en los momentos de mayor éxito profesional y de bonanza económica; su amor incondicional por Blake Fielder, que los llevó a ambos por el camino de la drogadicción y del alcoholismo y a ella misma a una muerte prematura; sus problemas de bulimia desde adolescente y la frustración de sus seres más allegados de no poder ayudar a la artista cuando se encontraba en el momento culmen de su carrea, que contrastaba con la situación tan demoledora en el plano intimista. Todo ello hace que los espectadores de Amy (La chica detrás del nombre), sientan verdadera lástima, compasión e incluso empatía por la vida de la joven estrella que pasó a formar parte de la “maldición de los 27”, el grupo de talentosos músicos que fallecieron con veintisiete años, como fue el caso también de Jimi Hendrix o Kurt Cobain.   El mensaje tan desgarrador que Amy deja en el contestador de Blake, mucho antes de retomar su relación sentimental; la terrible confesión a su mejor amiga en la gala de los Grammy cuando resulta premiada, donde a ojos del mundo parecía tenerlo cuando en realidad la drogadicción no le dejaba tener nada. Todos ellos son momentos verdaderamente determinantes en el documental.

Capadia, como ya lo había hecho con otras producciones autobiográficas, consigue perfilar un personaje alejado de la superficialidad característica de los medios, reducida a sus adicciones y malas conductas. Es capaz de adentrarse en las más profundas intimidades, como sus sentimientos por Blake o sus pretensiones artísticas a lo largo de su trayectoria. El hecho de que se construya con material inédito, cedido por el círculo de Winehouse, convierte esta en una creación de sumo valor. Se presenta como un documental totalmente revelador, tanto para los admiradores de Amy como para los que no la conocían demasiado y consiguen con ello llegar al interior de una artista tan compleja y como sobresaliente.

spotify:album:3sCu3TWUbGFOEDm4IHx8Gu

 

 

Anuncios

Reflexión sobre la “Marcha del cambio”

El 31 de enero del año 2015 tuvo lugar en Madrid la denominada “Marcha del cambio”. Ahora podemos (valga la redundancia) contemplar el fenómeno del partido de Pablo Iglesias con la perspectiva que solo el tiempo puede dar. Tras la celebración de dos citas electorales en este último año, el partido y las diferentes plataformas ciudadanas derivadas del grupo, han irrumpido en las instituciones como un elefante en una cacharrería. Lo cierto es que polémico o no, el cambio ha calado en la política española. Os dejo mi reflexión de aquel momento, cuanto se le puso cara a la indignación en la madrileña Puerta del Sol. Comenzaba una auténtica revolución en el panorama político del que hemos dejado de ser testigos para convertirnos en cómplices.

Madrid volvió a ser  escenario de un multitudinario acontecimiento. Cientos de miles de ciudadanos que compartían una profunda ansia de cambio siguieron la llamada de Pablo Iglesias y compañía. Jóvenes y no tan jóvenes salieron a las calles acompañados de una indignación que los  aborda diariamente. Nos sobran los motivos, como diría Sabina, para la protesta continua.

Estamos siendo testigos de cómo poco a poco hunden los logros que tanto nos ha costado sacar a flote. Sin embargo, a menudo el escándalo o la más pura injusticia social llega a nosotros en forma de somnífero, haciéndonos ciegos, sordos, o lo que es peor, apolíticos. Lo que ha conseguido Podemos, no es otra cosa que despertar a una adormecida ciudadanía, hacerles creer que el poder del pueblo es grande y capaz de mucho y que la movilización ayer demostrada y una clase política que cree realmente en su discurso parecen ser los dos ingredientes para el inicio de la transformación, para el inicio del cambio.

editada1-3

Todo ello, hace que Podemos traspase los límites de partido para convertirse además en un auténtico fenómeno. Quizás el momento y el lugar adecuado hayan ayudado al auge del grupo, pero lo acontecido el día de ayer en la capital española es un hecho. Tal y como apeló el propio Errejón en su discurso, no es cuestión de que no nos fallen, sino de no fallarnos. No permitamos que un dominante conformismo nos haga dudar del inmenso poder que alberga el pueblo, del inmenso poder que albergamos nosotros.

Lo que Sexo en Nueva York hizo por el feminismo

Las tiendas de la Upper East Side se convirtieron en el paraiso terrenal de todos los amantes de la moda, el vestidor de Carrie en una nueva necesidad de cuatro paredes y los brunch en la comida del día por excelencia. Pero la verdad es que la vida de estas cuatro muchachas deja una herencia mucho más abarcable.

Desde su estreno en 1998, Carrie, Charlotte, Miranda y Samantha han difundido una serie de valores o ideales femeninos que abogan por la igualdad de género y la concienciación de algunos aspectos relevantes: la iniciativa sexual de las cuatro chicas en las relaciones con hombres, el tratamiento del cáncer de mama por medio del personaje de Samantha Jones en la sexta temporada y la amistad como hilo argumental de la serie. Se rompe por fin con una idea tan difundida por el patriarcado como es la enemistad entre las mujeres, que tanto dista de la concepción de los grupos masculinos.

sexo-en-nueva-york1

Esta ficción de éxito internacional, que ha pasado a la historia de la televisión y que ha convertido a Sarah Jessica Parker en un icono mundial, nos deja un legado bastante provechoso dese el punto de vista del feminismo. En suma, una producción que traspasa los límites de la superficialidad para colocar unos capítulos con mucho trasfondo. Lo recordó Natalia de Molina el recoger su Goya a mejor actriz en la trigésima edición de la fiesta del cine español. También en el campo televisivo podemos decir alto y claro que si el cine habla de la vida, hablaremos más de la vida si hablamos de mujeres.